Últimas reseñas

viernes, 31 de agosto de 2012

Nutrición para escritores: "Estimat, t'he de deixar" d'Hermínia Mas




Holaa!

Hoy os traigo una nueva edición de esta sección en la que os pongo relatos cortos de escritores que me han gustado. Hoy os traigo un cuento de una autora catalana que leí hace ya mucho tiempo y que me encantó. La pena es que este en catalán y no tod@s los váis a entender, pero si podéis leerlo os lo recomiendo, ¡Os sorprenderá! :)

ESTIMAT, T'HE DE DEIXAR
Hermínia Mas
relato publicado en "Estimat, t'he de deixar" (2010)


Estimat, T’he de deixar.

Potser podria insinuar-t’ho, mig dir-t’ho, fer-ho de mica en mica... Però em sembla que el millor és deixar-te de manera decidida. Ja sé que hi ha moltes maneres més suaus o més romàntiques d’acabar una relació. Podria dir-te que et deixo perquè el nostre amor és impossible o perquè algú s’ha interposat entre nosaltres. Però t’enganyaria. I m’estimo més ser-te sincera perquè et tinc massa apreci per dir-te mentides. Senzillament, et deixo perquè vull viure noves experiències, tenir noves sensacions i fer la meva vida. Tinc ganes de ser jo mateixa, de fer amics nous, de conèixer gent i de veure món.

En la majoria de relacions, quan s’acaben, l’un busca defectes a l’altre, com si calgués l’excusa de fer algun retret  o de trobar alguna culpabilitat per tenir la valentia de deixar-ho estar. Jo, si vols que et digui la veritat, encara que volgués, em sembla que no te’n sabria trobar, de defectes. Aquests dos anys al teu costat han estat meravellosos. Hem descobert tantes coses junts! Hi ha tantes vivències, tants records bells i dolços que associaré a tu. Ara mateix em vénen a la memòria les passejades pel parc de la Ciutadella fins que es feia fosc, les pujades els caps de setmana a Casserres a veure la meva àvia, que ens feia un pastís amb móres de l’hort i el trobàvem dolcíssim, i ens donava un formatge de cabra i un potet de mel de romaní; o les vacances en aquella caseta de pescadors del port de Na Macaret, a Menorca, les primeres que jo feia a la platja i que al teu costat van ser esplèndides i molt relaxants. I podria recordar moltes coses més, totes tan boniques... Però m’estimo més no fer-ho perquè els bons records de vegades són com les roses oloroses amb tacte de seda, que ens sedueixen amb el seu vellut i el seu perfum, però ens punxen amb les espines que se’ns enganxen a la pell i no ens deixen marxar. I a mi em fa por que em passi això, estimat. I potser al començament em passarà, i em trobaré com si tingués una punxa clavada, però de mica en mica trobaré el meu lloc. I tu també trobaràs el teu. N’estic segura.

Em diràs per què t’escric aquesta carta tan llarga, però és que vull que sàpigues que he estat molt bé amb tu. M’has donat alegria, felicitat, seguretat, calma... i un munt de coses més. En tot aquest temps que hem estat junts no m’he trobat mai sola. Tu sempre has estat al meu costat. Sobretot en els moments més durs. No m’has fallat mai. Fins i tot quan em vaig encandilar per un altre, em vas saber comprendre i vas estar al meu costat. I això és molt important. Només per aquest sol fet ja t’estaré sempre agraïda. De vegades em fa la impressió que hem estat junts tota la vida i que no podré viure sense tu. És com si formessis part de mi. És per això que encara et demano amb més força que t’apartis del meu camí.

Potser pensaràs que m’han aconsellat les meves amigues i tindràs raó. Però ha estat perquè jo els ho he demanat. No els donis la culpa de res, sisplau. És veritat que m’han aconsellat i que m’han dit que no hauria d’anar amb algú tan petit com tu, però vull que sàpigues que la decisió final l’he pres jo i només jo. M’ho he pensat molt, però ara ja està presa i no em faré pas enrera.
També deuràs pensar que la meva mare m’ha pressionat o m’ha influenciat. Doncs no. Ella no s’hi ha ficat. M’ha deixat fer, i m’ha donat el seu suport en tot moment. Encara que puguis pensar el contrari, ni ella ni el meu pare no han tingut mai res en contra teu i sempre han respectat la nostra relació.
Una cosa que et vull demanar és que, sisplau, no intentis veure’m. Amb això l’únic que aconseguí ríem és que la separació encara fos més dolorosa, lenta i traumàtica.

Per acabar, només dir-te que faig el que crec que he de fer.

Adéu, estimat.

Adéu, estimat xumet.

T’he de deixar.

T’he de deixar perquè vull ser una nena gran i les nenes grans ja no en duen, de xumet. Imagina’t com es riurien de mi els nens de l’escola si encara em veiessin arribar amb tu. Aquests dos anys han estat meravellosos, però la vida continua...

Paula.

P.D.: Sé que la meva germana petita està enamorada de tu, però no és per això que et deixo. Et demano, sisplau, que no te’n vagis amb ella. Seria molt dur haver-te de veure cada dia.


Sobre la autora:

Hermínia Mas (Casserres, 1960) es poeta y narradora. 

Ha ganado premios de poesía, como el Miquel de Palol (1995), el Caterina Albert (1993) o el Tardor (2004). También ha ganado de narrativa, entre los que cabe destacar el premio Folch i Torres (1999), que obtuvo por la obra Ulldevellut, escrita conjuntamente con Josep-Francesc Delgado; una historia con trasfondo ecológico situada en la comarca barcelonesa del Berguedà del 1920 y que tiene como protagonista una chica y un oso. 

Sus cuentos cortos, reunidos bajo el título de El secret de la persiana, tratan los problemas cotidianos de los jóvenes y los adultos -la pobreza, el paro, las relaciones amorosas-, y lo hacen a menudo con ternura y amor. 

De sus libros para niños, entre los más conocidos se encuentra La girafa del coll curt, una historia sobre la marginación y la integración; La bruixa que no sabia riure o E-mail de Buenos Aires, una novela de intriga que tiene como protagonista una niña adoptada que va conociendo sucesos de su pasado. 

La pell del pensament, su última recopilación de poesía, es un libro sobre las emociones, sensaciones y vivencias de una niñez rural de finales de los años sesenta en un marco prácticamente desaparecido. 


 Image and video hosting by TinyPic
Escribir no es más 
que jugar con las palabras.

domingo, 26 de agosto de 2012

Reseña: Magic (Maria V. Snyder) (Saga Study 2)


Holaaa!

Hoy una reseña que hace mucho que tenía pendiente de un libro que no me ha entusiasmado demasiado. ¡Seguid leyendo para saber más al respecto!


Título en castellano: Magic

Autora: Maria V. Snyder

Saga: Study 2
 
Editorial: Darkiss

Sinopsis:
Lealtad, intriga y magia… 


Hasta ahora, he conseguido sobrevivir. Podríais pensar que después de que me secuestraran cuando era una niña, de pasar recluida mi adolescencia y de que me soltaran para convertirme en catadora de venenos, ya habría soportado bastantes cosas. Pero no. El descubrimiento de mis capacidades mágicas, poderes prohibidos en Ixia, ha desembocado en una orden de ejecución. Mi única opción es huir a Sitia, donde nací. Sin embargo, Sitia es un lugar desconocido y me tratan como al enemigo, incluso mi propio hermano. Además, no puedo controlar mis poderes. Quiero aprenderlo todo sobre mi magia, pero no hay tiempo. Ha aparecido un mago deshonesto y yo soy su siguiente víctima. ¿Mis capacidades mágicas me salvarán… o serán mi ruina?


Sobre la autora: 
(Philadelphia)  Antes de ser una escritora best-seller, gracias a su serie Study, Maria V. Snyder fue meteoróloga. Su carácter inquieto y sus ganas de saber y experimentar, le han hecho aprender todo tipo de cosas. Desde cómo soplar vidrio a cómo montar a caballo. Lo que haga falta para dar más verosimilitud a sus escritos. Tiene dos hijos, un gato negro (¿será un talismán?) y millones de fans de sus series Study (de la que Poison es su primer título), Glass Series e Inside Series.

Página web oficial de la autora (en inglés):
http://mariavsnyder.com/


Blog oficial de la autora (en inglés)
http://officialmariavsnyder.blogspot.com/

Contenidos:
 
Amor: ***
Acción: ***
Terror: *
Diversión:****
Dramatismo: ***
Originalidad: **
Sorpresa: ***
Profundidad: **

Opinión personal (SIN SPOILERS):


Cuando empecé esta saga, me enamoró. El primer libro me pareció muy original y me enganchó muchísimo. Amé a los protagonistas y me intrigué por la historia. Después llegue al final y, tal y como dije en la reseña de Poison, me decepcionó. No obstante, empecé el segundo libro con bastantes ganas y con la esperanza de que consiguiera volver a subir el nivel de credibilidad que el final del primer libro había dejado tan bajo.

De entrada, en Magic he encontrado una trama llena de personajes, con mucho lío de grupos, comandantes y demás... Me ha costado llegar a hacerme un esquema mental de la situación, a saber quién es quién y qué hace. Es posible que eso sea en parte porque hace tiempo que me leí el primero, pero el caso es que me costó engancharme.

En la trama, aumenta la importancia que se les da a los oficiales y a la guerra, y hay un autentico remolino de batallas poco explicadas, con poco recordatorio de lo ocurrido en el libro anterior. También he notado una falta de trascendencia en los momentos bélicos, pues estos están constituidos por una serie de escenas muy rápidas y narradas de forma muy simple, como si luchar por salvar la propia vida fuera tan normal como ir a comprar el pan... También las relaciones entre los personajes me han parecido muy precipitadas, pues hay algunos personajes que pasan del odio a la amistad en un momento, un sentimiento poco creíble. 

Podría dividir la trama del libro en dos partes. Al principio, se explica el viaje de Yelena por el sur y el rencuentro con su familia. Después, ella llega a
la Fortaleza, una especie de academia de magia (mezcla entre Hogwarts y La Casa de la Noche) en la que tiene que aprender a usar sus habilidades. Yelena llega, cae en gracia a los chicos y es envidiada por las chicas. Típico. Además, ¿de qué manera se empiezan los cursos en los institutos de norte américa? Pues con un baile, y en el libro no puede ser de otra manera. Y como es lógico Yelena no tiene ni idea de qué ponerse pero acaba radiante y yendo de la mano de uno de los más deseados. Total, que el libro no se libra de los tópicos y pierde originalidad con respecto al anterior. 

Lo que sí que se mantienen son la sorpresa y la intriga, los capítulos terminan en los momentos más impactantes y hacen que quieras seguir leyendo. Hay algunos detalles un poco evidentes (principalmente los que hacen referencia al hermano de Yelena, Leif), pero también hay alguna que otro hecho que deja al lector con la boca abierta.

Se mantienen también las escenas surrealistas. Y para muestra un botón: los diálogos con los caballos (que por algún motivo no justificado hablan sin conjugar verbos, "a lo indio") o las escenas en las que se demuestra una valentía excesiva por parte de Yelena, resultan inverosímiles y poco creíbles. Remarcaré especialmente cierto momento en el que la heroína está presa, sus amigos vienen a rescatarla y ella acaba echando a sus salvadores porque está convencida de poder vencer sin su ayuda.

Yelena me ha parecido, tal y como ya era en Poison, un personaje fuerte y valiente, tremendamente desconfiado. Me ha llamado la atención su edad, pues es raro que en un libro juvenil aparezcan protagonistas de 20 años. No obstante, eso no influye en el desarrollo porque está claro que, aunque hubiera sido más joven, la madurez y las experiencias traumáticas por las que ha pasado harían que no se notara la diferencia.

Pero el que creo que es el mejor personaje de la saga se hace esperar. Valek no aparece hasta el inicio del desenlace, y la verdad es que se echa de menos. Pese a ser un asesino sanguinario y despiadado, tiene una parte romántica que consigue ser un encanto. Además, en este libro incluso comete algún que otro fallo que posibilita la continuación de la trama y a la vez convierte a Valek en un personaje más humano, con lo que aún se le coje más cariño. Pero lo más atrayente de Valek son sin duda los comentarios irónicos y el ímpetu que demuestra, ese es uno de los puntos fuertes de la saga. Lo único que me echa para atrás es la facilidad con la que mata en el final pese al deseo expreso de Yelena. Y que esta se lo consienta sin ni siquiera mosquearse…tampoco lo entiendo. 

El resto de personajes son muchos pero pasan bastante desapercibidos. Reaparecen viejos conocidos como el Comandante, Irys o Ary y Janco. Pero también conocemos a algunos nuevos, como los padres y el hermano de Yelena, el resto de magas del Consejo o un par de compañeros de la Fortaleza, como Dax, quien resulta especialmente simpático.

En definitiva, un libro con una trama compleja pero simplemente escrita, surrealista y a la vez mezclada con tópicos para atraer al mundo adolescente. Lo único que le da un toque realmente bueno son los diálogos llenos de ironía y humor, principalmente hechos por Valek y en menor grado por Yelena.

Nota (sobre 10): 6,5


¿Cual es vuestra opinión? Me encantan vuestros comentarios♥ ;)

 Image and video hosting by TinyPic
Escribir no es más 
que jugar con las palabras.

lunes, 13 de agosto de 2012

Ganadora del sorteo Por un año Jugando con las palabras!

Holaa!

Hoy os traigo, como ya tocaba, la ganadora del concurso. Gracias a las 16 personas que habéis participado, muchísima suerte!

Y sin más preambulo vamos al lío,

And the winner is...


video


¡Déborah. F. Muñoz!

¡¡¡Felicidades!!! :D Ahora me pondré en contacto contigo via email:)

Y a los demás, os animo a seguir tentando a la suerte, que nunca se sabe!

Un beso enorme!

   Image and video hosting by TinyPic
Escribir no es más 
que jugar con las palabras.

jueves, 9 de agosto de 2012

Reseña: Efímera (Lauren De Stefano) (Saga El Jardín Químico 1)



Holaaa!
 Hoy una reseña que por circunstancias varias he tardado bastante en poder hacer, pero que eso no le quita valor a un libro que me ha parecido muy rompedor y original. 


Título en castellano: Efímera

Autora: Lauren De Stefano

Saga: Trilogía del Jardín Químico 1
 
Editorial: Puck

Sinopsis:


¿Qué harías si supieras la fecha exacta de tu muerte? 


En un futuro cercano, todos los recién nacidos llevan incorporada una bomba de tiempo genética. Los varones viven hasta los veinticinco años, y las mujeres hasta los veinte. En este triste panorama, las jóvenes son secuestradas y forzadas a contraer matrimonios polígamos para evitar que la humanidad entera desaparezca de la faz de la Tierra.

Cuando secuestran a Rhine, una joven de dieciséis años, para venderla como esposa de un hombre adinerado, le espera un mundo de riquezas y privilegios. Su joven marido, Linden, la ama igual que a sus otras esposas, pero Rhine sólo desea escapar, aunque deberá enfrentarse a su excéntrico suegro, quien no cejará en encontrar un antídoto para el virus que amenaza la vida de su hijo, aunque para ello deba dejar varios cadáveres en su camino.

Sobre la autora: 

Se graduó en escritura creativa en el Albertus Magnus College de Connecticut. Efímera, traducida a numerosos idiomas, es su primera novela.

Página web oficial de la autora (en inglés):
http://www.laurendestefano.com/

Contenidos:
 
Amor: ***
Acción: ***
Terror: *
Diversión:**
Dramatismo: ****
Originalidad: ****
Sorpresa: ***
Profundidad: ****

Opinión personal (SIN SPOILERS):


Cuando empecé el libro me costó engancharme. Al principio lo veía bastante desagradable, estilo El corredor del laberinto pero con menos acción. Pensaba que no habría sentimientos, que se quedaba todo en un tono oscuro y desesperado. No obstante, a medida que iba pasando las páginas poco a poco me iban captivando y enganchando.

La desconfianza acaba dejando paso al cariño entre tres chicas que, aunque en un principio parecen rivales, acaban teniéndose un amor de hermanas ¡que muchos hermanos de sangre quisieran! La supervivencia después de estar terriblemente cerca de a muerte, el trauma, la pérdida y la convivencia en un ambiente hostil y peligroso, hace que entre ellas se formen unos lazos muy fuertes e inesperados, que dan al libro esa parte de humanidad que en un principio parecía faltarle. Creo que eso es precisamente lo que más recalco del libro, la formación de una auténtica familia a partir de la convivencia en los peores momentos. También me han sorprendido mucho las escenas entre las tres esposas, y como ven con total normalidad el hecho de compartir a su marido.

El libro está escrito en primera persona con capítulos irregulares, y cuenta una historia original, dramática pero bella y con un gran enganche. Es cierto que hay algunos puntos un poco predecibles, sobretodo en referencia a Linden y al amo Vaughn, y también hay cosas hechas para conseguir que la historia pueda continuar… Por ejemplo, ¿Por qué la protagonista no le cuenta su situación a Linden? No lo entiendo…

Por otro lado, hay partes de la trama que me han sorprendido muchísimo, sobretodo lo relacionado con las muertes que hay a lo largo del libro, que son bastante inesperadas y están muy bien narradas, de manera que transmiten la tristeza y conmueven al lector.

Me ha llamado la atención como la trama se desarrolla prácticamente entera en un único espacio (grande, sí, pero un único espacio al fin y al cabo). No obstante, a pesar de no haber mucha acción, el libro engancha a través de los profundos pensamientos (aunque típicos del género distópico) de la protagonista sobre el valor de la libertad y sobre la ciencia y los posibles beneficios e inconvenientes que esta nos da.

También me ha llamado el hecho de que todos los personajes sean tan jóvenes, debido al virus que acaba con las vidas de la gente a los 20-25 años. Se me ha hecho extraño imaginar a todos los sirvientes en esas edades, pues la costumbre me llevaba a pensarlos como gente más mayor.

Con respecto a los personajes, la protagonista me ha parecido muy fuerte y valiente. Tiene las cosas muy claras a lo largo de todo el libro y aunque sufre sus momentos de dudas, no deja de creer en sus ideales y de luchar por cumplir sus sueños. Los otros personajes son también creíbles y singulares, sobretodo son muy interesantes las figuras de Cecilia y de Jenna. Todas tienen una visión y una manera de ser propia dadas sus personales y difíciles circunstancias y todas llegan a hacerse querer.
En definitiva, una historia original, sorprendente y con unos personajes que se hacen querer. Sin duda me ha absorbido y ya tengo bastantes ganas de leerla segunda parte.

Nota (sobre 10): 9


¿Os llama el libro? 
¿Lo habéis leído?
¡Opinad cuanto queráis!


Un  beso!
 Image and video hosting by TinyPic
Escribir no es más 
que jugar con las palabras.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Ganador/a del concurso de relatos y lista de participantes del sorteo POR UN AÑO JUGANDO CON LAS PALABRAS

Holaa!

Hoy, por fin, después de mucho tiempo de espera, os traigo al GANADOR DEL CONCURSO DE RELATOS!



Quiero daros las gracias a los 4 participantes, y deciros que estoy un poco decepcionada por el bajo nivel de votación que ha habido... sinceramente me da un poco de pena entregar el premio con solamente dos votos... He pensado que para otra vez daré puntos extras a las personas que voten, porque está claro que la mayoría de gente pasa de hacer nada si no recibe nada a cambio...

En fin, agradezco mucho a Jael Roy Hernández y a Anna Ruiz por haber votado, y sin más me dispongo a rebelar los nombres de los autores de los diferentes relatos:




¡Gracias a los 4 por vuestros magníficos juegos con las palabras!


Y ahora sí vamos con el recuento de votaciones:

RELATO 1: El primer Sant Jordi juntos = +1
RELATO 2: El tesoro de Villa Magna = +1+2 = +3
RELATO 3: Últimas noches con Luppo = +2
RELATO 4: Momentos difíciles = 0

Así pues, los tres finalistas del concurso son...



Voy a contactar con la ganadora por email, y al resto, los que habéis participado en el sorteo os lleváis 2 puntos extra, y los tres finalistas que habéis participado os lleváis 3 puntos más :) Además, os recuerdo que os puedo ofrecer un marcapáginas del blog a los 4, ¡solo tenéis que pedírmelo y os lo haré llegar!

Con todo esto, os dejo

No han habido muchos problemas a parte del hecho de que hay gente que no ha visto que las opciones de ganar puntos por anuncios en las redes sociales son solo válidos para los que no tienen blog, por lo que el máximo de puntos eran 5. También he añadido los puntos correspondientes al TOP TEN comentadores que he repartido de la siguiente manera:

Mr Sandman (11) +1 / Anna Ruiz (12) +2 / Déborah F. Muñoz (14) +3 / Samira (14) +3 / Eterna Lolita (17) +4 / Marta (19) +5 / Bam (22) +6 / Pía Baroja (25) +7 / Bubbles (34) +8 / esa estrella... (59) +9

Os doy un par de días por si hay algún problema, y luego dejaré que Random haga su magia ;)

Nada más por hoy,

Un beso!

 Image and video hosting by TinyPic
Escribir no es más 
que jugar con las palabras.

martes, 7 de agosto de 2012

Nutrición para escritores: Tatuaje de Roald Dahl



Holaa!

¡Hoy estamos de estreno! Empiezo una nueva sección que como veis se llama Nutrición para escritores, y es que como sabéis leer es una de las cosas más importantes para alguien que escribe. Soy consciente de que no os puedo transmitir libros enteros, pero lo que me propongo con este espacio es poneros pequeños relatos escritos por grandes escritores para que disfrutéis de una buena lectura, ¡y tengáis energía para los mejores juegos!

Hoy empiezo con un relato muy sugerente que encontré, escrito por el gran Roald Dahl. Estoy segura de que este extraño cuento no os dejará indiferentes, ¡espero que lo disfrutéis!


TATUAJE
Roald Dahl
cuento publicado en "Relatos de lo inesperado"
(Tales of the Unexpected, 1979)

En el año 1946 el invierno fue muy largo. Aunque estábamos en el mes de abril, un viento helado soplaba por las calles de la ciudad. En el cielo, las nubes cargadas de nieve se movían amenazadoras.

Un hombre llamado Drioli se mezclaba entre la gente del paseo de la rué de Rivoli. Tenía mucho frío, embutido como un erizo en un abrigo negro, saliéndole sólo los ojos por encima del cuello subido.

Se abrió la puerta de un restaurante y el característico olor de pollo asado le produjo una dolorosa punzada en el estómago. Continuó andando, mirando sin interés las cosas de los escaparates: perfumes, corbatas de seda, camisas, diamantes, porcelanas, muebles antiguos y libros ricamente encuadernados. Después vio una galería de pintura. Siempre le gustaron las galerías de pintura. Esta tenía un solo lienzo en el escaparate. Se detuvo a mirarlo y se volvió para seguir adelante, pero tornó a pararse y miró de nuevo. De repente
se apoderó de él un pequeño desasosiego, un movimiento en su recuerdo, un conjunto de algo que había visto antes en alguna parte. Miró otra vez; era un paisaje, un grupo de árboles tremendamente inclinados hacia una parte, como azotados por el viento, el cielo gris oscuro, de tormenta. En el marco había una pequeña placa que decía: Chaim Soutine (1894-1943).

Drioli miró el cuadro, pensando vagamente por qué le parecía familiar. "Pintura estrambótica", pensó. "Extraña y atrevida, pero me gusta... Chaim Soutine... Soutine..."

—¡Dios mío! —gritó de repente—. ¡Mi pequeño calmuco, eso es! ¡Mi pequeño
calmuco, uno de sus cuadros en la mejor tienda de París! ¡Imagínate!

El viejo acercó más su rostro a la ventana. Recordaba al muchacho, sí, lo recordaba muy bien, pero ¿cuándo? Eso ya no era tan fácil de recordar. Hacía mucho tiempo. ¿Cuánto? Veinte, no, más: casi treinta años, eso es, fue un año antes de la guerra, la primera guerra, en 1913, y Soutine, el pequeño y feo calmuco, un muchacho adulto que le gustaba mucho y al que casi amaba por ninguna razón que él supiera, excepto la de que pintaba.

Ahora recordaba mejor: la calle, los cubos de basura alineados, su mal olor, y los gatos recorriendo los cubos de uno en uno. Luego, aquellas mujeres gordas sentadas en los portales de la calle. ¿Qué calle? ¿Dónde vivía el chico?

La Cité Falaguiére. ¡Eso era! El hombre movió la cabeza varias veces, contento de recordar el nombre. Tenía un estudio con una sola silla, y el sucio jergón que el muchacho usaba para dormir, las fiestas que acababan en borracheras, el vino blanco barato, las terribles peleas, y siempre, siempre, el rostro amargo y adusto de aquel muchacho absorto en su trabajo.

Era extraño, pensaba Drioli, con qué facilidad recordaba estas cosas ahora y cómo los recuerdos se enlazaban tan estrechamente.

Por ejemplo, aquello del tatuaje, fue realmente una tontería, una locura. ¿Cómo empezó? ¡Ah, sí! Un día había hecho un buen negocio y había comprado mucho vino.

Se veía a sí mismo entrar en el estudio con un paquete de botellas bajo el brazo. El chico estaba sentado delante del caballete, y la esposa de Drioli, en el centro de la habitación, posaba para él.

—Hoy vamos a celebrar algo —dijo.

—¿Qué hay que celebrar? —preguntó el muchacho sin mirarle—. ¿Has decidido divorciarte de tu esposa para que se case conmigo?

—No —dijo Drioli—, vamos a celebrar que he ganado una gran cantidad de dinero trabajando.

—Y yo no he ganado nada, celebraremos también eso.

—Si tú quieres, de acuerdo.

Drioli estaba junto a la mesa abriendo el paquete. Estaba cansado y tenía ganas de beber vino. Nueve clientes, era estupendo, pero sus ojos no podían mantenerse abiertos.
Nunca había tenido tantos, nueve soldados ebrios, y lo mejor era que siete habían pagado al contado. Esto le convertía en una persona rica, pero el trabajo era terrible para los ojos.
La fatiga le obligaba a tenerlos casi cerrados. Los tenía terriblemente enrojecidos. Sentía mucho dolor bajo el globo de los ojos. Pero ahora ya estaba libre y era rico como un cerdo y en el paquete había tres botellas, una para su esposa, otra para su amigo y otra para él.
Cogió un sacacorchos y fue descorchando las botellas. El muchacho bajó su pincel.

—¡Dios mío! —dijo—. ¿Cómo voy a trabajar así? La chica cruzó la habitación para ver el cuadro. Drioli también fue hacia allí, llevando una botella en una mano y un vaso en la otra.

—¡No! —gritó el chico, poniéndose colorado—. ¡Por favor, no!

Cogió el lienzo del caballete y lo puso contra la pared, pero Drioli ya lo había visto.

—Me gusta.

—Es horrible.

—Es maravilloso, como todos los que tú pintas, es fantástico. Me gustan todos.

—Lo único que pasa es que no son nutritivos. No me los puedo comer.

—De cualquier forma, son maravillosos. Drioli le tendió un vaso de vino blanco.

—Bebe —dijo—, te sentirás mejor.

Nunca había encontrado una persona más desgraciada, con la cara tan triste. Se había fijado en él en un café, unos siete meses antes, bebiendo solo, y como parecía ruso o por lo menos algo asiático, se había sentado en su mesa y entablado conversación.

—¿Es usted ruso?

—Sí.

—¿De dónde?

—De Minsk.

Drioli dio un brinco y le abrazó, diciéndole que él también había nacido en aquella ciudad.

—No fue en Minsk exactamente —había declarado el muchacho—, pero muy cerca.

—¿Dónde?

—Smilovichi, a diecinueve kilómetros.

—¡Smilovichi! —había exclamado Drioli, abrazándole otra vez—, allí fui varias veces
cuando era niño.

Luego se sentó otra vez, mirando con cariño el rostro de su compañero.

—¿Sabe una cosa? —le había dicho—, no parece un ruso del oeste, parece un tártaro o un calmuco.

Ahora Drioli miraba otra vez al muchacho mientras bebía su vaso de vino. Sí, tenía la cara de un calmuco: muy ancha, de pómulos salientes y con la nariz aplastada y gruesa. La anchura de las mejillas se acentuaba en las orejas, que sobresalían de la cabeza. Tenía ojos pequeños, el pelo negro y la boca gruesa y adusta de un calmuco; pero lo más sorprendente eran las manos, tan pequeñas y blancas como las de una mujer, de dedos pequeños y delgados.

—Sírvanse más —dijo el chico—, si lo celebramos vamos a hacerlo bien.


Drioli sirvió el vino y se sentó en una silla. El muchacho se sentó en su viejo lecho con la esposa de Drioli. Colocaron las tres botellas en el suelo.


—Esta noche beberemos hasta que no podamos más —dijo Drioli—. Soy
inmensamente rico. Creo que voy a salir a comprar más botellas. ¿Cuántas compro?


—Seis más —contestó el chico—: dos para cada uno.


—Bien. Voy a buscarlas.


—Yo te acompañaré.


En el café más próximo compró Drioli seis botellas de vino blanco y las llevaron al estudio. Las colocaron en el suelo en dos filas. Drioli sacó el sacacorchos y descorchó las seis botellas; luego se sentaron y continuaron bebiendo.


—Sólo los muy ricos pueden celebrar las cosas de este modo —dijo Drioli.


—Tienes razón —dijo el chico—. ¿Verdad que sí, Josie?


—Claro.


—¿Cómo te sientes, Josie?


—Muy bien.


—¿Dejarás a Drioli y te casarás conmigo?


—No.


—Un vino excelente —dijo Drioli—, es un privilegio beberlo.


Lenta y metódicamente empezaron a emborracharse. El proceso era rutinario, pero de todas formas había que observar una cierta ceremonia y mantener la gravedad. Había muchas cosas por decir y luego repetir de nuevo, el vino debía ser alabado y la lentitud era muy importante también, para que hubiera tiempo de saborear los tres deliciosos períodos de transición, especialmente (para Drioli) el momento en que empezaba a flotar en el ambiente, como si los pies no le pertenecieran. Este era el mejor momento de todos, cuando miraba sus pies y estaban tan lejos que dudaba sobre a quién podrían pertenecer y por qué estaban de aquella forma en el suelo.


Después de algún tiempo se levantó a encender la luz. Se sorprendió mucho al ver que los pies le seguían adonde iba, especialmente porque no los sentía tocar el suelo. 
Tenía la agradable sensación de que caminaba por el aire. Luego empezó a dar vueltas por la habitación, mirando de soslayo los lienzos que había en las paredes.


—Oye —dijo por fin—, tengo una idea. Fue hacia el jergón y se detuvo.


—Óyeme, pequeño calmuco.


—¿Qué?


—Tengo una idea estupenda. ¿Me escuchas?


—Estoy escuchando a Josie.


—Óyeme, por favor, tú eres mi amigo, mi pequeño y feo calmuco de Minsk y para mí eres tan buen artista que me gustaría tener un cuadro, un cuadro precioso...


—Coge todos los que te gusten, pero no me interrumpas cuando estoy hablando con tu esposa.


—No, no. Oye: yo quiero decir un cuadro que lo tenga siempre conmigo...: un cuadro tuyo.


Dio un paso adelante y golpeó al muchacho en la rodilla.


—Óyeme, por favor.


—Escucha lo que te dice —dijo la chica.


—Se trata de lo siguiente: quiero que pintes un cuadro sobre mi piel, en mi espalda, que tatúes lo que has pintado, para que permanezca siempre.


—Eso es una idea disparatada.


—Te enseñaré a tatuar, es fácil. Un niño puede hacerlo.


—Yo no soy ningún niño.


—Por favor...


—Estás completamente loco. ¿Qué es lo que quieres? El pintor miró sus ojos,
brillantes por el vino.


—En nombre del Cielo. ¿Qué es lo que quieres?


—Tú lo puedes hacer muy fácilmente. ¡Puedes! ¡Puedes!


—¿Quieres decir con tatuaje?


—¡Sí, con tatuaje! Te enseño en dos minutos.


—¡Imposible!


—¿Insinúas que no sé de lo que estoy hablando?


No, el chico no podía decir eso porque si alguien sabía de tatuajes, ese alguien era,desde luego, Drioli. ¿No había cubierto por completo el mes pasado el estómago de un hombre con un magnífico dibujo compuesto de flores? ¿Y aquel cliente de tanto pelo en el pecho al que le había tatuado un oso de forma que el pelo pareciese la piel de la bestia? ¿No había tatuado una chica en el brazo de un hombre de tal forma que cuando flexionaba
el músculo la chica se movía con sorprendentes contorsiones?


—Lo único que digo —contestó el chico— es que has bebido y ésta es una idea de borracho.


—Josie podría ser nuestra modelo.. Un cuadro de Josie en mi espalda. ¿No se me permite tener un cuadro de Josie en la espalda?


—¿De Josie?


—Sí.


Drioli sabía que la sola mención de su esposa haría que los gruesos labios del chico se entreabriesen y empezasen a temblar.


—No —dijo la chica.


—¡Josie, querida, por favor! Coge una botella y termínala, luego te sentirás más
generosa. 'Nunca en mi vida he tenido una idea mejor.


—¿Qué idea?


—Que me haga un retrato tuyo en la espalda. ¿No me está permitido?


—¿Un retrato mío?


—Desnuda —dijo el chico—, es una excelente idea.


—Desnuda no —protestó ella.


—Es una idea fantástica —dijo Drioli.


—Una locura —arguyó la chica.


—De cualquier forma, es una idea —dijo el chico—, es una idea digna de celebración.


Se bebieron otra botella. Luego el chico dijo:


—No, no quiero utilizar el tatuaje. Sin embargo, pintaré el retrato en tu espalda y lo tendrás hasta que tomes un baño y te laves. Si no tomas el baño en tu vida, lo tendrás siempre, mientras vivas.


—No —dijo Drioli.


—Sí, y el día que decidas bañarte, sabré que ya no valoras mi pintura. Será una prueba de tu admiración por mi arte.


—No me gusta la idea —dijo la chica—, su admiración por tu arte es tan grande que estaría sucio muchos años. Hazlo con tatuaje, pero no desnuda.


—Pues entonces un retrato —dijo Drioli. —No lo podré hacer.


—Es facilísimo. Te voy a enseñar en dos minutos, ya verás. Voy a buscar los
instrumentos, las agujas y las tintas. Tengo tintas de muchos colores, tantos como tú puedas tener en pintura y mucho más vivos...


—Es imposible.


—Tengo muchas tintas, ¿verdad que sí, Josie?


—Sí.


—Ya verán, voy a buscarlas.


Se levantó de su silla y salió de la habitación.


Al cabo de media hora volvió.


—Lo he traído todo —gritó, enseñándole una maletín marrón —, todo lo que necesitas
para tatuar está en esta maleta.


La puso sobre la mesa, la abrió y sacó las agujas eléctricas y las botellitas de tinta de color. Llenó la aguja eléctrica, la tomó en su mano y presionó un botón. Hizo un sonido y la aguja empezó a vibrar rápidamente, moviéndose alternativamente de arriba abajo. Se quitó la chaqueta y se subió la manga izquierda.


—Mira, obsérvame y verás lo fácil que es. Haré un dibujo en mi brazo, aquí.


Su antebrazo ya estaba cubierto de marcas azules, pero eligió un claro en la piel para hacer su demostración.


—Primero elijo la tinta; usaré una de azul corriente; e introduzco la punta de la aguja en la tinta..., así..., luego la introduzco suavemente en la superficie de la piel..., de este modo, y con la ayuda del pequeño motor y de la electricidad la aguja salta arriba y abajo pinchando la piel de tal manera que la tinta entra y éste es todo el truco. Fíjate qué fácil es..., mira cómo dibujo un galgo en mi brazo.


El chico parecía intrigado.


—Déjame practicar... en tu brazo.


Empezó a dibujar con una aguja líneas azules en el brazo de Drioli.


— Es muy simple — dijo—, es como dibujar con pluma y tinta. La única diferencia es que es más lento.


—No es nada difícil. ¿Estás preparado? ¿Empezamos?


—En seguida.


—¡La modelo! —gritó Drioli—. ¡Josie, ven! Ahora estaba entusiasmado, recorriendo la habitación y arreglándolo todo, preparándose como un niño para un nuevo juego.


—¿Dónde quieres que pose?


—Que se ponga allí, delante de mi tocador. Que se cepille el pelo. La pintaré con el pelo suelto sobre los hombros, cepillándoselo.


—¡Fantástico! Eres un genio.


De mala gana, la chica fue hacia el tocador, llevándose con ella el vaso de vino.


Drioli se quitó la camisa y los pantalones. Se quedó en calzoncillos y zapatos,
balanceándose ligeramente. Su pequeño cuerpo era blanco, casi lampiño.


—Bueno —dijo—. Yo soy el lienzo. ¿Dónde me pones?


—Como siempre, en el caballete. No creo que sea tan difícil.


—No seas tonto. Yo soy el lienzo.


—Entonces ponte en el caballete, ése es tu sitio.


—¿Cómo?


—¿Eres o no eres el lienzo?


—Sí. Ya empiezo a sentirme como un lienzo.


—Entonces ponte en el caballete. No creo que sea tan complicado.


—Pero eso no es posible.


—Entonces siéntate en la silla. Hazlo al revés, para que puedas apoyar tu mareada cabeza en el respaldo. Date prisa porque voy a empozar.


—Estoy preparado, cuando quieras.


—Primero —dijo el muchacho—, haré un dibujo normal y si me gusta lo tatuaré.


Con un pincel gordo empezó a pintar en la desnuda piel del hombre.


—¡Ay, ay! —gritó Drioli—. Un horrible ciempiés camina por mi espina dorsal.


—¡Estate quieto ahora! ¡Quieto!


El muchacho trabajaba con rapidez trazando unas finas líneas azules para no dificultar el tatuaje. De tal forma se concentró al pintar que parecía como si su borrachera hubiera desaparecido por completo. Daba ligeros toques a su dibujo con mano certera y en menos de media hora había terminado.


—Bueno —dijo a la chica—. Ya está.


Ella volvió inmediatamente al jergón, se recostó y quedó completamente dormida.


Drioli no se durmió. Observó cómo cogía el muchacho la aguja y la introducía en la tinta, luego sintió un pinchazo en ¡a piel de la espalda. El dolor, que era desagradable, pero no extremo, le impidió dormir. Siguiendo el recorrido de la aguja y viendo los diferentes colores de tinta que el muchacho iba usando, Drioli se divertía tratando de adivinar lo que pasaba detrás de él. El chico trabajaba con asombrosa intensidad. Estaba completamente
absorto en la pequeña máquina y en los efectos que producía.


La máquina zumbaba en la madrugada y el muchacho trabajaba afanosamente. Drioli recordaba que cuando al fin el artista dijo: ¡Ya está!, la luz se filtraba por la ventana y se oía gente por la calle.


—Quiero verlo —dijo Drioli.


El muchacho le tendió un espejo y Drioli ladeó un poco el cuello para mirar.


—¡Santo cielo! —exclamó.


Era algo asombroso. Toda su espalda, desde los hombros hasta el final de la espina dorsal, era una mezcla de colores —dorado, verde, azul, negro y escarlata—. El tatuaje estaba tan concienzudamente hecho que parecía un cuadro. El chico había seguido lo más estrechamente su dibujo haciéndolo a conciencia y era maravilloso el modo en que había usado la espina dorsal y la parte saliente de los hombros para que formaran parte de la composición. Es más, se ¡as había arreglado para añadir al dibujo una extraña espontaneidad. El tatuaje tenía vida; mantenía aquel sentimiento de tortura tan característico de todas las obras de Soutine. No era un retrato, era más bien un aspecto de la vida. El rostro de la modelo se veía vago y perdido, y como fondo unas curiosas pinceladas de verde que le daban un aspecto exótico.


—¡Es fantástico!


—A mí también me gusta.


El muchacho retrocedió unos pasos examinándolo atentamente.


—¿Sabes una cosa? Me parece que es tan bueno que lo voy a firmar.


Y tomando de nuevo una aguja inscribió su nombre con tinta roja en la parte derecha, encima del riñón de Drioli.


El viejo Drioli miraba el cuadro en el escaparate de la exposición. Aquello había sucedido hacía tanto tiempo que le parecía que pertenecía a otra vida.


¿Y el chico? ¿Qué había sido de él? Ahora recordaba que cuando volvió de la guerra —la Primera Guerra Mundial—, lo echó mucho de menos y había preguntado a Josie por él.


—Se ha ido —contestó ella—. No sé dónde, pero oí decir que un marchante lo había mandado a Céret para que pintara más cuadros.


—Quizá vuelva.


—Puede ser. ¡Quién sabe!


Esa fue la última vez que lo mencionaron. Poco tiempo después se fueron a Le Havre, donde había marineros y por lo tanto el negocio iba mejor. El viejo sonrió al recordar Le Havre. Aquellos fueron unos años muy agradables, entre las dos Guerras; su tienda estaba cerca de los muelles y siempre tenía mucho trabajo. Todos los días tres, cuatro y cinco marineros venían a que les tatuara los brazos. Aquéllos fueron unos años agradables, en verdad.


Luego vino la Segunda Guerra, a Josie la mataron y con la llegada de los alemanes terminó su trabajo. Ya nadie quería tatuajes en los brazos y entonces ya era demasiado viejo para emprender otra clase de trabajo. En su desesperación había vuelto a París con la vana esperanza de que las cosas le irían mejor en una ciudad grande, pero no fue así.


Ahora que la guerra había terminado, no tenía ni los medios ni la energía para empezar de nuevo con su pequeño negocio. No era fácil para un viejo saber lo que tenía que hacer, especialmente si no le gustaba mendigar. Sin embargo, ¿cómo podría subsistir de otro modo?


Bien, pensó, mirando el cuadro otra vez, aquí está mi pequeño calmuco. ¡Qué
fácilmente un pequeño objeto puede recordar tantas cosas dormidas en el interior! Hasta hacía breves instantes había olvidado que tenía un tatuaje en su espalda. Hacía mucho tiempo que se acordaba de él. Acercó más la cara al escaparate y miró Ja exposición. Había muchos cuadros en las paredes y todos ellos parecían ser obra del mismo artista. Había mucha gente paseando por allí. Se veía claramente que era una exposición extraordinaria.


En un repentino impulso Drioli se decidió, empujó la puerta de la galería y entró.


Era un local alargado, con el sucio cubierto por una alfombra de color rojo oscuro y, ¡Dios mío!, ¡qué bien y qué caliente se estaba allí! Había bastante gente mirando los


cuadros, gente digna y respetable, casi todos ellos llevando en su mano el catálogo. Drioli se quedó al lado de la puerta, mirando con nerviosismo a su alrededor, dudando en seguir adelante y mezclarse con aquella gente. Pero antes de que se decidiera, oyó una voz a su lado que decía:


—¿Qué desea usted?


El que le hablaba llevaba un abrigo negro azabache. Era grueso y pequeño y tenía la cara muy blanca. Sus mejillas tenían tanta carne que le caía por ambos lados cié la boca como un perro de aguas. Se acercó más a Drioli y le elijo:


—¿Qué desea usted? Drioli no se movió.


—Por favor —-insistió el hombre—, saiga de esta exposición.


—¿No puedo mirar ¡os cuadros?


—Le he pedido que se marche.


Drioli no se movió. De repente se sintió terriblemente ultrajado.


—No quiero escándalos —dijo el hombre—, venga por aquí.


Puso su gruesa mano en el hombro de Drioli y empezó a empujarle hacia la puerta. Aquello le decidió.


—¡Quíteme las manos de encima! —gritó.


Su voz se oyó claramente en la sala y todos los rostros se volvieron para ver a la persona que había armado tal escándalo. Uno de los empleados se recobró prestamente para ayudar en caso necesario y entre los dos hombres llevaron a Drioli hasta la puerta. La gente no se movía observando los acontecimientos. Sus caras parecían decir: «No hay ningún peligro, ya se han hecho cargo de él.»


—¡Yo también! —gritaba Drioli—. ¡Yo también tengo un cuadro suyo! ¡Era mi amigo y yo tengo un cuadro de él que me regaló!


—¡Está loco!


—Un lunático, un lunático rabioso.


—Alguien debería llamar a la policía.


Con un rápido movimiento del cuerpo, Drioli se desasió de los dos hombres y corrió hacia el centro del local, gritando:


—¡Se lo enseñaré! ¡Se lo enseñaré!


Se quitó el abrigo, la chaqueta y la camisa y se volvió con la espalda desnuda hacia la gente.


—¡Aquí! —gritó desesperadamente—. ¿Lo ven? ¡Aquí está!


De repente se callaron, presas de un vergonzoso asombro. Miraban el retrato tatuado. Allí estaba con sus brillantes colores; aunque la espalda del viejo era más estrecha ahora, los salientes de los hombros más pronunciados y el efecto, aunque no era espectacular, le daba a la pintura una curiosa textura arrugada y blanda.


Alguien dijo:


—¡Dios mío, es verdad!


Entonces vino la excitación y el sonido de voces, mientras la gente cercaba al pobre viejo.


—¡Es inconfundible!


—Su primer estilo, ¿verdad?


—¡Es fantástico!


—¡Mire, está firmado!


—Eche los hombros hacia adelante, por favor, para que la pintura se ponga tirante.


—Es viejo. ¿Cuándo lo pintó?


—En 1913 —dijo Drioli, sin volverse—, en otoño de 1913.


—¿Quién enseñó a Soutine a tatuar?


—Yo mismo.


—¿Y la mujer?


—Era mi esposa.


El propietario de la sala se abrió paso entre la gente hacia Drioli. Ahora estaba tranquilo, muy serio, con una sonrisa en los labios.


—Señor —dijo—, yo se lo compro.


Drioli observaba cómo se movían las carnes de sus mejillas al mover la mandíbula.


—Digo que se lo compro, señor.


—¿Cómo lo va a comprar? —preguntó Drioli, suavemente.


—Le doy doscientos mil francos por él. Los ojos del comerciante eran pequeños y oscuros y su mirada astuta.


—¡No lo consienta! —murmuró alguien de los espectadores—. ¡Vale veinte veces más que eso!


Drioli abrió la boca para hablar, pero no le salió ni un sonido, así que la cerró de nuevo. Luego habló lentamente:


—¿Pero cómo voy a venderlo?


Su voz tenía toda la tristeza del mundo.


—¡Sí! —decían algunas voces—. ¿Cómo lo va a vender?, es parte de su cuerpo.


—Oiga —dijo el comerciante acercándosele más—. Le ayudaré, le haré rico. Juntos podremos llegar a un acuerdo sobre este cuadro. ¿Verdad?


Drioli le observó con aprensión en sus ojos.


—Pero ¿cómo lo va a comprar, señor? ¿Qué hará cuando lo haya comprado? ¿Dónde lo guardará hoy?, ¿y mañana?


—Ah, ¿dónde lo guardaré? Sí, ¿dónde lo guardaré?, ¿dónde? Veamos...


El comerciante se llevó ambas manos a la frente.


—Parece ser que si me quedo con el cuadro, me quedo también con usted. Esto es una desventaja. En realidad el cuadro no tiene valor hasta que usted no muera. ¿Cuántos años tiene, amigo mío?


—Sesenta y uno.


—Pero no está muy fuerte, ¿verdad?


El comerciante bajó la mano de la frente y miró a Drioli de arriba abajo, como un granjero a un caballo viejo.


—Esto no me gusta nada —dijo Drioli, haciendo ademán de marcharse—;
francamente, señor, no me gusta esto.


Echó a andar, pero sólo para caer en brazos de un caballero de elevada estatura que le tomó suavemente de los hombros. Drioli miró en derredor disculpándose. El desconocido le sonrió al tiempo que le daba unos golpecitos en el hombro desnudo con la mano embutida en un guante amarillo canario.


—Escuche, buen hombre —dijo el desconocido, todavía sonriente—. ¿Le gusta nadar y tomar baños de sol? Drioli le miró un poco asustado.


—¿Le gusta la comida escogida y el vino tinto de los grandes castillos de Burdeos?


El hombre todavía sonreía, enseñando una hilera de blancos y pulidos dientes. Hablaba suavemente, puesta todavía su mano enguantada en el hombro de Drioli.


—¿Le gustan esas cosas?


—Pues..., sí —contestó Drioli, bastante perplejo.


—¿Y la compañía de mujeres bonitas?


—¿Por qué no?


—¿Y un armario lleno de trajes y camisas hechas a medida? Parece que no anda usted demasiado bien de trajes.


Drioli miraba al hombre, esperando el resto de su proposición.


—¿Le han hecho alguna vez zapatos a medida?


—No.


—¿Le gustaría? —Pues...


—¿Y que alguien le afeitase por las mañanas y le arreglase el pelo?


Drioli empezó a bostezar.


—¿Y una atractiva manicura? Alguien trataba de contener la risa.


—-¿Y la campanilla junto a la cama para llamar a la doncella y que le traiga el desayuno? ¿Le gustaría todo eso, amigo mío? ¿No le apetece?


Drioli le miró atentamente.


—Soy el propietario del Hotel Bristol, de Cannes. Le invito a que venga y sea mi invitado el resto de sus días con todo el lujo y confort.


Hizo una pausa para que Drioli tuviera tiempo de saborear ese programa.


—Su único trabajo, que se puede llamar placer, consistirá en que pase su tiempo en la playa entre mis invitados, tomando el sol, nadando, bebiendo cócteles. ¿Qué le parece? ¿Le gusta la idea, señor? ¿No lo comprende? Así todos mis invitados podrán admirar este fascinante retrato de Soutine. Se convertirá usted en un hombre famoso y la gente dirá: «Mira, ése es el que lleva un cuadro de diez millones de francos en la espalda.» ¿Le gusta esta idea, señor? ¿Le gusta?


Drioli miró al hombre, dudando todavía, por si acaso era una broma.


—Es cómico, pero, realmente, ¿habla en serio?


—Claro que sí.


—Oiga —interrumpió el marchante—, aquí está la respuesta a nuestro problema. Yo compro su cuadro tatuado y hago que un buen cirujano le quite la piel de la espalda y entonces usted podrá disfrutar de la gran suma de dinero que yo le daré.


—¿Sin la piel en la espalda?


—¡Oh, no! No me ha comprendido. Este cirujano le pondrá otra piel en lugar de la del cuadro, eso es fácil.


—¿Se puede hacer?


—Sí. No pasa nada.


—¡Imposible! —dijo el caballero de los guantes amarillo canario—, es demasiado viejo para esa operación, le mataría.


—¿Me mataría?


—Naturalmente, usted no sobreviviría y sólo la pintura se salvaría.


—¡En el nombre de Dios! —gritó Drioli, mirando espantado a la gente que le
observaba.


En el silencio que siguió, otra voz de hombre se dejó oír entre el grupo:


—Quizá si alguien le ofreciera a este hombre mucho dinero consentiría en que le mataran. ¿Quién sabe?


Algunos soltaron una risita. El marchante golpeó la alfombra con los pies, incómodo.


La mano con el guante amarillo canario empezó a golpear de nuevo a Drioli en el hombro.


—Bueno —le dijo el caballero con una amplia sonrisa—. Usted y yo iremos a comer juntos y hablaremos mientras comemos. ¿Qué tal? ¿Tiene usted apetito?


Drioli le observó temblando. No le gustaban los modos de aquel hombre que se inclinaba hacia él al hablarle, como una serpiente.


—Pato asado y Chambertin —fue enumerando el hombre—.


Y quizá un soufflé de castañas, ligero y espumoso.


Puso un acento extraño en sus palabras, como aplastándolas con la lengua.


—¿Cómo le gusta el pato? —continuó el caballero—. ¿Le gusta muy asado y crujiente por fuera, o bien...?


—Iré —dijo repentinamente Drioli.


Ya había recogido su camisa y se la estaba poniendo por la cabeza.


—Espéreme, señor, voy con usted.


En un momento había desaparecido de la exposición con su nuevo patrón.


Al cabo de pocas semanas, un cuadro de Soutine, un busto de mujer, pintado de una extraña forma, bien enmarcado y barnizado, se puso a la venta en Buenos Aires. Esto, unido al hecho de que en Carmes no existe ningún hotel llamado Bristol, hace pensar un poco y nos hace desear ardientemente que en cualquier lugar en que se encuentre ese pobre viejo,tenga en estos momentos una bonita manicura que le arregle las uñas y una doncella que le traiga el desayuno a la cama, todas las mañanas.

Sobre el autor:


Roald Dahl (Llandaff, Gales el 13 de septiembre de 1916 – 23 de noviembre de 1990) fue un novelista y autor de cuentos británico de ascendencia noruega, famoso como escritor para niños y adultos. Entre sus libros más populares están Charlie y la fábrica de chocolateJames y el melocotón giganteMatildaLas brujas y Relatos de lo inesperado.



 Image and video hosting by TinyPic
Escribir no es más 
que jugar con las palabras.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...